El elogio de lo cotidiano

 

20181221105047_001

                   Puerta de la antigua Iglesia de Capuchinos desde el I.E.S. La Caleta

 

EL ELOGIO DE LO COTIDIANO es el título del tercer cuaderno de una serie anual que comienza en octubre de 2016 siguiendo un reto en las redes sociales denominado Inktober. El reto consiste en realizar un dibujo a tinta diario durante el mes de octubre.

El evento pasó a llamarse Tintubre en castellano, gracias al dibujante Alfredo Ugarte “Urumo”, cuyo Caminito a Samaín tuvo una célebre y magnífica participación en octubre de 2015 dando lugar a un vídeo musical compuesto por el músico Juan d´Ors, estrenado en septiembre de 2017 .

http://devueltaconelcuaderno.blogspot.com/2015/10/caminito-samain-cuaderno-para-un.html

https://vimeo.com/235257134

 

20181211175246_001                                                       Antigua Cárcel Real

 

Andaba en los días de comienzos de octubre. Caminar a diario al trabajo es una actividad que comencé a realizar hace muchos años ya que contemplar el despertar de la cuidad cada día al paso me ayudaba a afrontar la rutina hasta convertirla en algo bello.

El ajetreo del tráfico al cruzar la avenida pasa desapercibido al mirar la arboleda que ahíla sus bordes llenando de colores, olores y formas las estaciones.

Ya en Puerta Tierra,  andar por el Campo del Sur  se detiene en un punto común cada mañana, las catedrales en distintas horas, sus distintos ángulos.

Desde la Cárcel Real, la visión  va dando paso progresivamente a las torres de levante y poniente,  cubiertas ; y cúpulas de la catedral vieja levantada sobre la antigua mezquita, el teatro romano.

Al otro lado, un pequeño espacio ajardinado muestra una hilera de tarajes confrontando sus tonalidades y ramas con la luz desde el mar bajo la muralla.

Continúa el camino por el lado del mar hasta el instituto.

 

20181211175338_001

Catedrales desde el colegio Campo del Sur

 

20181221105151_001

Catedrales vieja y nueva

 

20181009103434_001

Iglesia de Santa Cruz – Catedral vieja

20181009103614_001

Catedral vieja

20181211175213_001

Santa Cruz sobre las Aguas – Catedral nueva

 

Coinciden estas visiones de octubre con la lectura de textos de La resistencia íntima. Ensayo de una filosofía de la proximidad  de Josep María Esquirol, cuando decido dedicar un cuaderno a lo cotidiano.

Dice Esquirol:

“La filosofía de la proximidad lleva a una cierta reivindicación de la cotidianidad —aunque no se reduce a ella—y, por tanto, a una revisión de la equiparación que se hace a menudo entre cotidianidad e inautenticidad. Por medio de la proximidad, también resulta evidente la relación entre resistencia y cura.

De modo que  la idea de resistencia permite desarrollar una reflexión en un doble registro que se puede ir entrelazando.

Por una parte, una filosofía de la proximidad que centra la atención, como ya hemos señalado, en el otro—el amigo, el compañero, el hijo—, en el aire que se respira, el trabajo, la cotidianidad…, así como en las articulaciones del sí mismo (memoria, sentimiento, esperanza…). Capas de intimidad, articulaciones complejas y variables que son cobijo íntimo, resistencia íntima; una resistencia que no ha menester ni de cerraduras para las puertas ni de armas de fuego para las escaramuzas. Y, por otra parte, la reflexión siguiendo el hilo conductor de la resistencia da lugar a una hermenéutica del sentido de la vida; un intento de comprensión del trasfondo de la existencia humana”.

La base de El elogio de lo cotidiano es un cuaderno usado que resiste en el tiempo más allá de octubre. Una rutina que invita a modelarse entre restos de papel inútil, cartones de deshecho como material base,hojas secas y la simplicidad del gesso y de la tinta como modos de expresión visual.

Caminar es contemplar, contemplar es resistir, deduzco de mi lectura.

 

20181211175110_001

Catedral  nueva desde el Arco de la Rosa

 

 

20190225095958_001

Calle Concepción Arenal y la Cárcel Vieja

 

Es uno de los edificios más representativos de la arquitectura neoclásica en Cádiz. Está situado en la parte sur de la ciudad, en la calle Concepción Arenal, así llamada desde 1897, que fue Campo del Matadero hasta 1855 y luego se denominó Cárcel, por encontrarse ésta en ella ubicada.

A esto hay que añadir que en la puerta principal figura una placa de mármol negro con la siguiente inscripción:  “Odia el delito, compadece al delincuente”.

 

Una nueva visión de Cádiz a través de un viajero inglés: Richard Ford. Aproximación a su estudio

Mª del Rosario García-Doncel Hernández

 

 

 

 

 

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “El elogio de lo cotidiano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s