La huella de la mariposa

 

A Salvador, por esa huella que nos une

Siempre que vuelvo al cuaderno La huella de la mariposa llego a un vasto paisaje de marismas sacudido por el viento de levante por el que camino al tiempo que escucho a un hombre conversar con hondura y entrega. Es la primera vez que lo veo, porta un libro aún en su envoltorio que me ofrece para  realizar un dibujo en una de sus páginas elegidas al azar.

Leer tres veces un hermoso poema en prosa elegido al azar en página capicúa, 191, La fama. 

Comenzaba así una amistad que hoy perdura, a la par que un nuevo modo de ver el apunte en un cuaderno. Una suerte de renuncia al dibujo urbano por la razón de que dibujar se metamorfoseaba en lo que ya no llegaba de fuera sino que salía hacia fuera, como si la naturaleza, el paisaje, lo humano estuvieran dentro.

Como una canción que quisiera

decir, pero se conformara

con plagiar a las sombras

y no decir...

La huella de la mariposa brota invisible pero“no se borra”, significa la génesis de un medio que representará otro modo de entender la pintura, el cuaderno de artista. Heredado de los dibujantes urbanos es este el punto en el que el cuaderno cede al uso y experimentación de otras  técnicas que siempre permanecieron a partir de él. Elaborado con tinta china, trazos de sanguina y grafito, algún collage ocasional, se sirve de  estampación de elementos naturales, dibujo y trazo suelto. Todo un ejercicio de ensayo error que compone un cuaderno inspirado en el libro que le da título “La huella de la mariposa” del poeta palestino Mahmud Darwix de la Editorial Pre-textos.

 

El camino al significado, por largo y laberíntico que sea, es el viaje del poeta. Si se extravía en las sombras, se orienta de nuevo.

Mahmud Darwix  -“La huella de la mariposa”

 

 

 

 

UN CHAL DE SEDA

Un chal en la rama de un árbol. Ha pasado una chica, o el viento en su lugar, y ha colgado el chal del árbol. No es una noticia. Más bien el comienzo de un poema de un poeta sin prisa, al que el amor le ha perdonado el dolor y que ahora lo mira – de lejos- como a un bello paisaje.

 

20190520160640_001

 

20190520162047_001

20190520162243_001

 

ALTO ES EL MONTE

Él camina en sueños sobre las nubes, y ve

lo que no ve. Cree que las nubes son tierra firme …

Alto es el monte.

 

20190520160838_001

20190520160804_001

 

 

CUESTIÓN DE PERSPECTIVA

Lo que distingue al narciso del girasol es lo que diferencia dos puntos de vista: el primero mira su imagen en el agua y dice: No hay yo sino yo. El segundo mira al sol y dice: Que soy sino lo que adoro.

Y por la noche, se reduce la diferencia y se agranda la glosa.

 

 

MÁS O MENOS

Incluso si no fueras lo que eres, presencia cegadora, yo sería lo que soy, ausencia de ti … visible e invisible. De cristal, transparente, es tu presencia, la traspaso y veo jardines, me extravío en un dédalo al que no llega una imaginación que se alegra con la riqueza de la metáfora y se duele con la pobreza del habla. Digo lo que te digo con una lengua que no tiene ni la densidad de la miel ni la ligereza de la mariposa … en presencia de esta capacidad capaz de elevar el azar a categoría única. ¿Qué persigue tu silencio que aporta a la palabra oscura el hechizo  de la ambigüedad?

 

20190520162314_001

20190520162412_001

 

UN CIELO DESPEJADO Y UN JARDÍN VERDE

El cielo despejado es un pensamiento sin ideas, como un jardín todo verde. Un poema sin otro fallo que un exceso de claridad. El cielo mendiga una nube, siquiera pasajera, que saque a la imaginación del sopor del azul. El jardín verde mendiga otro color, rojo, amarillo o lila, y chacales, para que el corazón no sepa con qué quedarse. Que todo esté en orden desalienta. El poema precisa del defecto astuto para que creamos al poeta cuando miente y escribe acerca de la perplejidad del ánimo ante un cielo despejado y un jardín verde. Pues qué necesidad hay de poesía si el poeta dice: El cielo está despejado. El jardín es verde.

 

20190520162118_001

20190520162208_001

20190520162145_001

Este cuaderno fue terminado el 25 de junio de 2016.

 

FRAGMENTOS DE POEMAS Y TEXTOS EN PROSA DEL DIARIO LA HUELLA DE LA MARIPOSA.

Mahmud Darwix,  “La huella de la mariposa” Editorial Pre- textos, 2013

 

 

 

Anuncio publicitario

Un comentario sobre “La huella de la mariposa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s