Sudario

Soñaba contigo, Muerte, para saberte.

Salvador Pérez Salas

Soñaba contigo, Muerte,
para saberte.
Soñaba contigo,
ansiando
ese abrazo eterno
que me alejase de mí
para, así,
piel con piel,
sentir el gélido contacto de mi sudario.
Mi luna no tiene nombre,
mi luna, ya, no es luna,
no tiene fases, no tiene vida.
Perdida en la negrura de la noche…
está, como yo,
huera.
En la pulcritud de mi sepulcro,
más allá de la oscuridad de mi alma vacía,
voy a fundirme con el lienzo.
Los surcos abiertos de mi rostro,
los ríos secos de mis manos,
y la orfandad de mis sentidos muertos…
se refugiarán en sus hilos.
Impregnaré la tela
de mis sueños logrados,
de mis alegrías perdidas,
de mis esperanzas desterradas,
de mi fortaleza en la derrota,
de mi llanto desgarrado,
de las huellas
de mis olvidados secretos
y…
de mi inmortalidad no vivida.
Entonces,
muerto entre los muertos,
mi piel será la tuya,
mi imagen la tuya,
mi esencia… la tuya.
Y yo… no seré.
 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s